Blog

Todo lo que se nos ocurre sobre Matemáticas

(0 votos)

Leonardo de Pisa, más conocido por su apodo de Fibonacci, nació en Italia en el año 1170 y creció en África del Norte, donde su padre Guilielmo trabajaba como diplomático en nombre de los mercaderes que comerciaban en Bugia (en la actual Argelia). Acompañó a su padre en muchos viajes, y en uno de ellos descubrió el sistema árabe para escribir números y fue entonces cuando comprendió su importancia. Leonardo murió en 1250, después de escribir varios libros y dejar una gran huella en las matemáticas.

En su Líber Abbaci (libro del ábaco) de 1202 escribe: "Cuando mi padre, a quien su país había nombrado notario público en las aduanas de Bugia en representación de los mercaderes de Pisa que allí iban, estaba en su cargo, me llevó con él mientras yo era todavía un niño, y pensando en la utilidad y la conveniencia futura, deseó que yo permaneciera allí y recibiera instrucción en la escuela de contabilidad. Allí, cuando yo había sido introducido en el arte de los nueve símbolos indios gracias a una notable enseñanza, el conocimiento del arte pronto me gustó más que todo lo demás". El libro introdujo la notación indo-arábiga en Europa, y constituía un texto general de aritmética cuyo contenido estaba relacionado con el comercio y la conversión de la moneda. Aunque no se tiene constancia de la utilización de esta notación en Europa hasta el siglo XV y se necesitaron varios siglos para que la notación indoarábiga desplazara al ábaco tradicional, pronto se hicieron patentes las ventajas de este sistema de cálculo.

El Liber Abbaci incluye también un artificio notacional que sigue hoy en uso: la barra horizontal en una fracción, tal como en «tres cuartos».

Fibonacci también planteó un problema curioso: "Un hombre pone un pareja de conejos en un lugar rodeado por todos lados de una pared. ¿Cuántos pares de conejos pueden crearse a partir de esta primera pareja en un año si cada mes cada pareja engendra una nueva pareja, que se hace fértil a partir del segundo mes?" Este problema más bien extravagante lleva a una curiosa, y famosa, serie de números:

1 2 3 5 8 13 21 34 55 ...

Cada número es la suma de los dos que le preceden. Esto se conoce como la Serie de Fibonacci, y aparece repetidamente en matemáticas y en el mundo natural.  Se puede encontrar en:

  • La distribución de las ramas de los árboles.
  • En las piñas de las coníferas.
  • En muchas flores.
  • En la sección de la concha del nautilus.
  • En el árbol genealógico de los machos de una colmena de abejas.

Al construir bloques cuya longitud de lado sean números de Fibonacci se obtiene un dibujo que asemeja al rectángulo áureo, muy utilizado en pintura.

Visto 95 veces Modificado por última vez en Martes, 28 Febrero 2017 22:25

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Buscar